E-Mail: monitorguaymas@prodigy.net.mx         Color   


COLUMNA INVITADA



“Mega-Gasolinazo”


Por Demian Duarte


En serio que es inexplicable e imperdonable lo que está por suceder el día primero de enero en nuestro país, pues con el argumento de la liberalización del precio de los combustibles, los ciudadanos seremos objeto de una nueva burla y una estafa de parte del gobierno federal, con el asunto de que ahora viene resultando que el efecto de la llevada y traída reforma energética traerá como mínimo un incremento de 15% en el precio de las gasolinas, gas LP, Diesel y otros combustibles, cuando la promesa y expectativa es que operará precisamente en sentido contrario.

Vamos, es cuestión de mera lógica, al estar los precios de petróleo y por tanto de sus derivados bajos en los mercados internacionales, es evidente que estos productos son bastante más baratos de lo que se nos venden hoy en día en México.

Hoy un litro de gasolina Premium cuesta 14.81 pesos en México, la Magna cuesta 13.98, y eso es en el entorno de precios controlados.

El detalle es que aun en un entorno de dólares caros, el litro de gasolina en Tucson sigue mostrando un precio mucho más bajo, siendo la regular de 10.19 pesos por litro y la Suprema (es decir la Premium) de 11.98 pesos por litro.

Es decir, hoy en día con un dólar caro y el gobierno “protegiendo” a los consumidores con un subsidio que nadie sabe a dónde se va, la gasolina en México es entre 25 y 30% más barata que en el mercado de referencia, donde de hecho los precios de los combustibles se mueven todos los días en torno al precio del petróleo.

La cuestión es que el precio del petróleo tiene al menos 4 años estancada con franca tendencia negativa y que la mezcla mexicana de petróleo se ha estacionado debajo de los 50 dólares el barril, no se le ve opción de subir en el corto plazo, tanto que incluso la Opep y otros países petroleros se han puesto de acuerdo para bajar la producción y así impulsar aunque sea un alza pequeña que de mejores niveles de rentabilidad a quienes viven del petróleo.

El detalle es que de esos precios que le comento, el Consejo Regulador de Energía tiene planes de subir los costos de la gasolina desde el primer minuto del 2017 entre 15 y 20 por ciento, es decir 3 pesos más para la Premium y 2.20 para la Magna, lo que llevaría sus costos a 18 pesos la más cara y 16 pesos la más “barata”.

Y el motivo de mi enojo es que luego nos quieren engañar diciendo que el efecto de liberar los precios es un incremento tan sustancial, que yo lo veo como el mayor y más artero “gasolinazo” de que hayamos sido objeto los mexicanos, pero como la culpa es del mercado, ni a quien cobrarle los platos rotos.

En serio, hay quien piensa que los mexicanos somos un grupo de 120 millones de subnormales, que no entendemos las cosas, no sabemos de aritmética o de libe mercado y que no sabemos interpretar los fenómenos económicos globales.

Ayer la Onexpo, anuncio que las gasolinas subirán ese 15% y lo peor es que el Consejo Regulador de Energía dijo también que van a comenzar con la política de precios “libres” por Sonora y Baja California.

Lo peor es que la “liberalización del mercado” y su efecto, se dejará sentir hasta dentro de 2 años, según los mismos expendedores de gasolina, es decir hasta el 2019 no verte y con precios que van a subir ya no a ritmo controlado, sino a como les de la gana a quienes la venden.

Todo lo que puedo decir al respecto es que es increíble y absurdo pretender que una medida que tendría que ser positiva, ahora se revierte como un boomerang en contra de los mexicanos y su economía, en un año que de entrada no se nos presenta como el mejor o el de mejores expectativas.

La Onexpo lo puso así: Las gasolinas aumentarán 15 por ciento desde el primero de enero y se esperan cambios semanales en el precio del combustible, pero la baja de precios por la competencia, podría darse hasta dentro de dos años.

Y agregó: Nosotros en Onexpo estimamos que deberá de tener un incremento de alrededor del 15 por ciento. De momento creemos que sería irresponsable hablar de precios más bajos.

Los precios del combustible, señaló, siguen ciertas tendencias, que van de la mano de los precios de referencia internacionales, que sí van con una estacionalidad de precios.

Quien dijo ese cúmulo de sandeces fue Roberto Díaz de León, presidente de la Asociación de Expendedores de combustibles.

Lo peor de todo es que en ese ánimo de culpar a la “mano invisible del mercado”, las autoridades de gobierno federal han terminado por convertirse en cómplices de uno de los mayores fraudes en la historia del país. Y mire que han existido muchos.

Esa es la triste historia del “Mega-Gasolinazo” que desde enero tendremos que asumir, porque así es la fabulosa reforma energética.

Columnas anteriores



  


Ferreteria El Coca


Taller mecanico Euxinio