shopify analytics


                                   
E-Mail: monitorguaymas@prodigy.net.mx         Color   

Banner

¡Qué crueles quienes crearon los desarrollos del Infonavit! Una élite de constructores se hizo multimillonaria dejando a miles de trabajadores endeudados y sin casa



Casas abandonadas en Guaymas

Aumentan viviendas abandonadas en Aranjuez. En aumento las viviendas en estado de abandono en el fraccionamiento Aranjuez vecinos indican que esto lleva que se presenten actos de delincuencia y las casas sean invadidas, además que la colonia presenta distintas problemáticas como fugas de drenaje y falta de alumbrado público. (Meganoticias. Danaé Rivas.)


Tomado de Red 93.3
Agustín Rodríguez
16 de marzo de 2019

El Gobierno Federal está buscando rescatar las casas abandonas y asignarlas a gente de escasos recursos, son muchas las casas abandonadas en muchos municipios. Los empleados con sueldos bajos adquieren las casas con su crédito Infonavit, pero después del descuento del Infonavit les quedan 500 pesos de los mil que ganan a la semana, eso genera una espiral de pobreza y de violencia.

Las casas abandonadas del Infonavit son un problema, fue claro el mensaje del Gobierno Federal que ya no quiere casas de ésas, son casas que se convierten en nidos de vagos, son pequeñas y tiene paredes delgadas, quienes ahí habitan pueden escuchar con claridad los movimientos del vecino, las familias crecen con una neurosis colectiva, no se puede vivir bien ahí. ¡Qué crueles los que inventaron ese tipo de desarrollos!

Las casas del Infonavit valen algo más de 100 mil pesos, pero para que el constructor gane tiene que darlas en el doble, más el pago de permisos y trámites, además de lo que tiene que dar por debajo del escritorio, al final las termina dando en 400 mil pesos, más el financiamiento el trabajador termina pagándolas en 600 mil pesos. Las casas abandonadas han generado problemas como los que hemos estado viviendo en las últimas décadas, los culpables por ahí andan.

Audio:



Marzo 16 2019
Encuentro 93
Agustín Rodríguez
Anabel García Laborín
Armando Ramírez
Esta cápsula fue editada


Casas abandonadas en Guaymas




Vivienda: el gran engaño de Fox


Prometió hogar digno para todos; en su lugar, creó barrios en rápida decadencia y deuda para muchos

Vivienda: el gran engaño de Fox


Tomado de Zócalo
Agencias

Ciudad de México.- Millones de personas fueron engañadas. Miles de millones de pesos de los trabajadores se fueron a la basura. Una élite de constructores se hizo multimillonaria.

Eso pasó con Vicente Fox Quesada, presidente de México de 2000 a 2006.

Los Angeles Times (LAT) publicó un extenso reportaje de Richard Marosi que se divide en cinco partes. Cinco entregas en las que exhibe cómo, hasta hoy, millones de mexicanos pagan las consecuencias de un fracasado plan gubernamental de vivienda por el que nadie ha respondido.

En la primera entrega para Los Angeles Times, Marosi explica que 16 años atrás, con Vicente Fox en la Presidencia, México se embarcó en una “campaña monumental para elevar el nivel de vida de sus trabajadores. El Gobierno se asoció con desarrolladores privados para lanzar el mayor boom de la construcción residencial en la historia de América Latina. Los inversores globales –el Banco Mundial, las grandes fundaciones y las firmas de Wall Street– invirtieron miles de millones de dólares en el esfuerzo”.

Grandes mobiliarias se extendieron a través de pastos de vacas, granjas y antiguas haciendas, dice. De 2001 a 2012, “se estima que 20 millones de personas, una sexta parte de la población de México, abandonaron las ciudades, barrios marginales y ranchos rurales por la promesa de una vida mejor”.

El reportaje dice que México, sin embargo, cayó desastrosamente antes de crear suburbios ordenados.

“El programa se ha convertido en una catástrofe social y financiera a cámara lenta, lo que inflige dificultades y peligros diarios a millones, en desarrollos problemáticos en todo el país”, dice la investigación de Los Angeles Times.

“Los propietarios llevan baldes en busca de agua entregada por camiones. Las canaletas funcionan con aguas residuales sin tratar, procedentes de tuberías reventadas.

Las calles se hunden, las aceras se desmoronan y las plantas de tratamiento de agua se descomponen. En algunos desarrollos, los apagones ocurren durante días a la vez. Dentro de muchas casas los techos se hunden, las paredes se agrietan y los sistemas eléctricos se cortocircuitan.

Más de $100 mil millones

Los Angeles Times señala cómo un puñado, en los años de Fox, se hicieron multimillonarios a expensas de los trabajadores.

“El programa costó más de 100 mil millones de dólares, y algunos inversionistas y ejecutivos de la construcción cosecharon enormes ganancias, aclamándose a sí mismos como ‘constructores de Nación’ cuando se unieron a las filas de los ciudadanos más ricos de México”.

Mientras tanto, “los trabajadores de las fábricas, los propietarios de pequeñas empresas, los jubilados y los funcionarios públicos que compraron las casas se quedaron atrapados con préstamos complejos que presentaban pagos hipotecarios que aumentaron incluso a medida que sus vecindarios se deterioraban, convirtiéndose en barrios marginales”.

El diario explica que visitó 50 de los desarrollos de viviendas asequibles desde Tijuana hasta el Golfo de México y revisó miles de páginas de documentos gubernamentales y de la industria, y entrevistó a cientos de propietarios, líderes municipales, expertos en vivienda, ingenieros civiles, trabajadores de la construcción y funcionarios del Gobierno.

‘Es la corrupción, idiotas’

El periodista Richard Marosi explica que las condiciones en los desarrollos varían ampliamente y que si bien algunos cumplen con los estándares básicos, “la descomposición rápida es evidente en desarrollos en o cerca de cada ciudad importante: sistemas de agua fallidos; redes eléctricas inacabadas, al igual que sistemas de aguas residuales y otra infraestructura. Parques y escuelas que se prometieron pero nunca se materializaron”.

Muchos desarrollos se construyeron “lejos de los centros de empleo en tierras marginales (humedales, márgenes de ríos y laderas inestables) con escaso acceso al agua. Los funcionarios locales reescribieron las leyes de zonificación y aprobaron los desarrollos con poca o ninguna revisión”.

Los Ángeles Times denuncia que los desarrolladores redujeron el tamaño de las casas, construyendo alrededor de un millón de unidades de un dormitorio, tan pequeñas como 325 pies cuadrados, que es más pequeño que un garaje típico para dos automóviles en los Estados Unidos”.

Además, “muchas familias de seis, siete o más viven en estas viviendas con estampillas, durmiendo en lavaderos y pasillos”.

“En los desarrollos que no funcionan con farolas, los jóvenes usan linternas para navegar por calles oscuras. En aquellos sin transporte de basura, las personas queman basura en lotes baldíos para disuadir a las ratas. Tocones de árboles se colocan en pozos de registro abiertos para alertar a los niños sobre los peligros de las calles mal mantenidas. Los residentes de vecindarios secados por el agua cierran las tapas de las cisternas de los techos para evitar que los ladrones desvíen agua”.

De acuerdo con la amplia investigación de Los Angeles Times, los desarrollos inacabados destruyen las ciudades de todo el país.

Fox, y luego Calderón

Richard Marosi, autor de la investigación, explica que el objetivo era sacar a millones de mexicanos de viviendas precarias y superpobladas, y cumplir con la garantía constitucional de México de un hogar “digno y decente” para todos.

“En 2001, el presidente Vicente Fox se propuso abordar el problema con una asociación pública-privada masiva. Dirigió la agencia federal de financiamiento de la vivienda de México, Infonavit, para aumentar drásticamente sus préstamos hipotecarios”, agrega.

“Bajo Fox y su sucesor, Felipe Calderón, la cantidad de préstamos emitidos cada año por Infonavit aumentó de 205 mil en 2001 a 494 mil 73 en 2008. Los nuevos préstamos de Infonavit y otras agencias de vivienda se destinaron principalmente a compradores primerizos con ingresos modestos y poco o ningún ahorro”.

Y luego, vino el negocio de las constructoras: el torrente de dinero hipotecario creó un escenario de ensueño para cientos de desarrolladores, grandes y pequeños.De la noche a la mañana, surgieron desarrollos de vivienda. Y casi de inmediato, surgieron serios problemas. (Con información de Los Angeles Times)

Vivir en una mini-casa y endeudados

A medida que los desarrolladores levantaron enormes proyectos de vivienda en todo México, las casas que construyeron fueron cada vez más pequeñas.

Hoy en día, hay más de un millón de casas tan pequeñas que son conocidas como las mini-casas.

Una mini-casa cuenta con un dormitorio, baño, sala de estar y cocina en aproximadamente 100 metros cuadrados, un espacio más pequeño que un garaje de cualquier vivienda estadounidense para dos automóviles.

Apiladas 50 unidades de lado a lado en un tramo, se ven como casas de muñecas en ruinas.

Las salas de estar sirven como dormitorios. Las mesas de comedor se empujan contra las paredes para dar paso a las literas. Las parejas duermen en rincones destinados a lavadoras. A la hora de la comida, los niños se paran o se turnan en pequeñas mesas de comedor. Los perros y las gallinas corren por los techos repletos de juguetes, herramientas y productos de limpieza que no caben en el interior.

Esta rutina es una constante: hacer de lado los muebles, tocarse con los hombros y torcerse torpemente para ir de habitación en habitación.

Construidas de forma rápida y económica, las mini-casas fueron pensadas para ayudar a enfrentar la escasez de viviendas dignas y cumplir con la Constitución mexicana de viviendas “dignas y decentes” para sus ciudadanos. La mayoría se levantó durante el auge de la vivienda a fines del 2000.

Pero los desarrolladores, con la anuencia del Gobierno, construyeron más cada año. Las mini-casas se justificaron en ese momento como una forma de proporcionar vivienda a la población mexicana, trabajadores pobres, que podían pagar a bajo precio.

Pero para aquellos que compraron casa, compradores primerizos, con poco o ningún ahorro, no hay soluciones rápidas.

La Palapa de Leslie Restaurante en Guaymas



  








Ferreteria El Coca









Decore Guaymas






Taller mecanico Mike