shopify analytics


                                   
E-Mail: monitorguaymas@prodigy.net.mx         Color   

Banner

Carta de un hijo adicto a su familia



Carta de un hijo adicto a su familia


Tomado de Proyecto Puente
Omar Balderrama
1 de agosto de 2019

Papá-mamá. Te escribo porque sé que me amas más que a tu vida, pero necesito que sepas lo siguiente, si realmente quieres ayudarme.

1.- Comprende. No puedes salvarme. No puedes curarme. Solo me puedes ayudar, pero por favor no permitas que yo te diga ¿cómo? Por qué yo solo pienso en lo que me conviene.

2.- No me creas cuando te diga que voy a cambiar y que nunca me volveré a drogar. Créeme después de asistir a 100 juntas voluntarias de terapia.

3.- No te abandones por mí. No mientas por mí. No pierdas por mí. No te mereces esto, mis hermanos te necesitan. Sé fuerte y no te encadenes porque lo que menos necesito es otro esclavo en la familia. Quita esa venda de tus ojos y ve mi realidad.

4.- Si me vas a permitir consumir drogas (alcohol, marihuana, cristal) y me seguirás dando dinero por favor nunca permitas que lo haga en tu casa.

5.- No respondas a tu corazón. Los sentimientos no ayudan aquí. Actúa basándote en la realidad, soy un adicto y la droga es mi prioridad, eso significa que robaré de nuevo y también voy a manipular de nuevo porque no tengo el dominio propio que se requiere para gobernar esta tentación. Así que trátame como se trata a un adicto en recuperación. Un minusválido nunca desarrollará habilidades si tiene un sirviente a su lado.

6.- Ya deja de culparte porque a mí nadie me pone una pistola en la cabeza cuando compro el primer bote, la mota, el pase o el globo. Es la verdad, voy a cambiar cuando yo lo decida. ¿Cometiste errores? Claro ¿Qué padre no comete errores? Conozco a otros que ni padres tuvieron y lo están logrando.

7.- Infórmate todo lo que puedas para que no gastes tus ahorros en procesos que no voy a valorar. El libro del Tato Balderrama puede ayudar y se puede conseguir por internet.

8.- Sé lo que sientes cuando observas a otras personas que salieron de la adicción. ¿sientes lo mismo que yo? Ve y pregunta ¿cómo lo lograron? Yo sé la respuesta, pero me da miedo enfrentar y luchar esta batalla que he perdido tantas veces.

9.- Y por favor, no te pongas en riesgo ni pongas en riesgo a la familia. Recuerda que me relaciono con personas peligrosas.
Habla con Dios, pide consejo y toma decisiones porque yo voy a cambiar en un centro de rehabilitación, en una iglesia, en un grupo de autoayuda o donde me anime a cruzar este desierto, a reaccionar y hacer algo por mi vida.

10.- Comparte tu experiencia papá, mamá, te sentirás aliviado cuando te des cuenta el gran número de padres que tienen hijos en adicciones. Hablar sana el alma. Asiste a un grupo y entre todos se pueden ayudar. En el consejo está la sabiduría.

Por eso te recomiendo compartir esta carta, tengas o no un hijo en problemas.

La Palapa de Leslie Restaurante en Guaymas



  








Ferreteria El Coca









Decore Guaymas






Taller mecanico Mike