shopify analytics


                                   
E-Mail: monitorguaymas@prodigy.net.mx         Color   

Banner

2019 encadena temperatura récords: julio fue el mes más calido jamás registrado


El servicio de cambio climático de la UE confirma que el mes pasado se batió la marca de 2016. “Nos estamos quedando sin tiempo”, advierten los ecologistas

2019 encadena temperatura récords: julio fue el mes más calido jamás registrado

Deshielo de un glaciar en Groenlandia. SEAN GALLUP (GETTY IMAGES)


Tomado de El País
MANUEL PLANELLES
5 de agosto de 2019

2019 no para de encadenar récords de temperatura. Este junio fue el junio más cálido desde que hay registros fiables, que arrancan en 1880. Y el Servicio de Cambio Climático de la agencia europea Copernicus ha confirmado este lunes que julio fue el mes con la temperatura media mundial más alta jamás registrada. Ha superado por 0,04 grados centígrados a julio de 2016, hasta ahora el mes más cálido. Durante estos dos meses se han sucedido por el mundo olas de calor, que han acelerado el deshielo de glaciares y asolado Europa de tal manera que en más de un país se han visto obligados a interrumpir servicios de transporte como ferrocarriles por la afección del calor en las vías.

“Este año continúa con temperaturas récord”, ha explicado este lunes el servicio de seguimiento del calentamiento de la UE. Todos los meses de 2019 han estado entre los más calurosos desde que existen registros, ha añadido Copernicus. Esta agencia apunta a que 2019 está muy cerca —si no supera, como ya ha ocurrido en junio y julio— de 2016. Pero la diferencia estriba en que las temperaturas de 2016 estuvieron marcadas por El Niño, un fenómeno climático relacionado con el calentamiento del Pacífico que hace subir las temperaturas en el planeta. Ahora, ese fenómeno no se está dando.

Más allá de estas marcas históricas, que han situado la temperatura media de julio en el mundo en 16,6 grados, los científicos ponen el foco en la concentración de años más cálidos de lo normal durante este siglo en general y este último lustro en particular. “La tendencia de calentamiento no se limita a julio”, informa Copernicus en su boletín mensual. “Cuando miramos hacia atrás, a los últimos cuatro años (entre 2015 y 2018), se descubre que han sido los cuatro años más calientes del registro”, ha indicado este servicio.

Juan Antonio Añel, físico e investigador Ramón y Cajal de la Universidad de Vigo, apunta a una mayor velocidad de lo esperado en los fenómenos extremos relacionados con el calentamiento: “Estamos viendo que el conjunto de los efectos en los dos o tres últimos años son más severos de lo que esperábamos para estas fechas”. “El cambio climático está aquí”, ha resumido Asunción Ruiz, responsable de SEO/BirdLife, tras reunirse con el presidente en funciones, Pedro Sánchez. En esa cita las cinco ONG medioambientales más importantes del país han pedido que España, uno de los lugares de la UE más expuestos a los impactos del calentamiento, cuente con una ley de cambio climático.

Esa norma debe servir a España para que cumpla con sus compromisos internacionales y reduzca los gases de efecto invernadero. Esos gases, según la mayoría de los científicos, están detrás en gran parte del cambio climático. Paralelamente al incremento de la temperatura, la concentración en la atmósfera del dióxido de carbono, el principal de esos gases, también ha llegado a niveles históricos. En mayo se superaron las 410 partes por millón, un registro nunca alcanzado desde la existencia del hombre, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM). En 30 años esa concentración se ha disparado más de un 15%.

La mayoría de los gases de efecto invernadero que genera el hombre proceden de la quema de los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón). Y el punto de inflexión que se suele tomar es la Revolución Industrial, cuando esos combustibles se convirtieron en la sangre del crecimiento económico. También se toma ese punto de finales del XIX para establecer las metas de los tratados internacionales de lucha contra el calentamiento. Por ejemplo, el Acuerdo de París establece que, para que el cambio climático se quede dentro de unos límites que resulten manejables, el incremento de la temperatura a final de siglo no debería superar los dos grados centígrados respecto a esos niveles preindustriales. Y en la medida de lo posible dejarlo por debajo de los 1,5 grados.

Este mes de julio la temperatura media del planeta ha estado ya en 1,2 grados por encima del nivel preindustrial. Si se toma como referencia el periodo comprendido entre 1981 y 2010, el incremento en julio fue de 0,56 grados. “Los extremos son más altos de lo que esperábamos para estas alturas”, insiste Añel en referencia a esos eventos, como las olas de calor, que están recorriendo ya el planeta. Por ejemplo, en Europa el pasado 25 de julio se registraron récords nacionales de temperatura en Alemania, Bélgica, Luxemburgo, Holanda y el Reino Unido. En esos países se superaron los 40 grados, algo insólito.

2019 encadena temperatura récords: julio fue el mes más calido jamás registrado


Incendios

Como ha recordado Copernicus, las temperaturas también han estado muy por encima de la media en julio en Alaska, la isla de Baffin, Groenlandia, algunas zonas de Siberia, así como partes grandes de la Antártida. En muchos casos, el calor ha ido asociado a enormes incendios que, en un círculo vicioso, generan más gases de efecto invernadero. La OMM recordaba la semana pasada que en julio las emisiones de dióxido de carbono generadas por los incendios forestales en el círculo polar ártico ascendieron a 75,5 millones de toneladas, el doble que las de julio de 2018 y el récord también jamás registrado.

En Siberia, los incendios producidos en el bosque de Taiga, ya han arrasado 4,3 millones de hectáreas, lo que ha supuesto más de 166 millones de toneladas de dióxido de carbono, según Greenpeace. “Nos estamos quedando sin tiempo”, ha alertado Mario Rodríguez, responsable de Greenpeace en España. “Nos queda una década”, apunta en referencia al último informe de IPCC —el grupo científico de referencia de la ONU en materia de cambio climático— en el que se pedía un cambió de rumbo radical de aquí a 2030. En concreto, los expertos señalaban que si se quiere cumplir la meta de 1,5 grados se requiere una disminución en 2030 del 45% de las emisiones de dióxido de carbono respecto al nivel de 2010. En 2050, esas emisiones deben haber desaparecido.

MÁXIMOS DE DESHIELO EN GROENLANDIA
EFE

La ola de calor también ha causado temperaturas récord en Groenlandia y una aceleración del deshielo. En la estación del Instituto Meteorológico Danés (DMI) en Summit se registraron los dos primeros días de agosto 2,7 y 4,7 grados, superando el récord de 2012 de 2,2 grados. El casquete glaciar perdió el jueves 11.000 millones de toneladas, otra cifra récord, más del doble de la media diaria en la época de deshielo, y el 60% de la superficie de esa capa se estaba derritiendo. Groenlandia, perteneciente a Dinamarca, ha experimentado desde abril temperaturas superiores a la media, lo que ha hecho que el inicio de la temporada de deshielo, que normalmente se produce en mayo, se adelante un mes, explicó a John Cappelen, climatólogo del DMI.

2019 encadena temperatura récords: julio fue el mes más calido jamás registrado


Las hipótesis se cumplen: la crisis climática deja temperaturas récord y más olas de calor

Los registros de temperaturas fiables arrancan en 1880. Y el anterior mes de junio más cálido en el planeta databa de 2016. Según los datos de Copernicus, la temperatura media de este último junio ha estado 0,1 grados por encima de la de aquel junio de 2016. En el caso de Europa, el junio más caluroso se remontaba a 1999 y este mes ha superado esa marca en casi un grado centígrado.

Hasta hace poco eran "bases teóricas", explica José Ángel Núñez Mora, uno de los responsables de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la Comunidad Valenciana. Pero ahora, añade este investigador, "quedan pocas dudas de que estamos en un planeta más cálido". Y, como pronosticaban los expertos de la ONU hace casi dos décadas, ese calentamiento está haciendo que las olas de calor como la de la semana pasada sean más frecuentes y duras.

Escenarios

En la misma línea, el estudio de Aemet, que analiza el impacto en la Península y Baleares de la última ola de calor, destaca que esta fue también "extraordinaria por su intensidad", ya que dejó varios récords de temperaturas en varias provincias. Ese estudio añade: "Todas las conclusiones obtenidas son coherentes con las previsiones contenidas en los escenarios de cambio climático que se vienen realizando desde hace décadas". En el informe elaborado por Núñez se resalta que el Panel Intergubernamental de Expertos de Cambio Climático (IPCC, sus siglas en inglés) ya describió en 2001 "cómo aumentaría la frecuencia de olas de calor al aumentar la temperatura media".

"Ya no son hipótesis o predicciones", asegura el estudio de Aemet. "Ahora, a punto de finalizar la segunda década del siglo XXI, ya lo estamos viendo y sufriendo. Avanzamos por un planeta más cálido que el que conocieron nuestros antepasados", concluye.

Y la mayoría de científicos sostiene que este calentamiento global está inducido por la actividad del hombre, principalmente, por la quema de los combustibles fósiles que emiten millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Si junio ha sido un mes de récord de temperaturas, mayo ha sido un mes de récord de concentraciones de dióxido de carbono (CO2) –el principal gas de efecto invernadero– en la atmósfera. Así se constató en el Observatorio de Mauna Loa, ubicado en Hawaii, Estados Unidos. En mayo, de media, se registró una concentración de CO2 de 414,8 partes por millón (ppm); se trata, según la Organización Mundial de la Meteorología, de una concentración nunca vista desde que existe el ser humano.

CUATRO MUERTES

Un agricultor de 66 años de edad falleció el 28 de junio de un golpe de calor cuando se encontraba trabajando en su propiedad en El Cuervo (Sevilla). Se trata de la cuarta víctima mortal a causa de la ola de calor que ha golpeado la Península. A esta víctima se une otra más en Córdoba, una en Logroño y otra en Valladolid.

El informe de WWA difundido este martes subraya los problemas añadidos que acarrean las olas de calor en junio: "Las olas de calor de principio de temporada tienen un impacto más severo que en verano", apunta el informe. Esto se debe a que "no ha comenzado la temporada de vacaciones" aún y "la gente tiene menos oportunidades de evitar las temperaturas más altas".

La Palapa de Leslie Restaurante en Guaymas



  








Ferreteria El Coca









Decore Guaymas






Taller mecanico Mike