shopify analytics


                                   
E-Mail: monitorguaymas@prodigy.net.mx         Color   

Banner

Culiacanazo: un general bajo la lupa



Culiacanazo: un general bajo la lupa


Tomado de El Universal
Raúl Rodríguez Cortés
6 de noviembre de 2019

En la entrega pasada le informaba aquí —en medio de la polémica que desató la decisión de AMLO de revelar el nombre de quien comandó el fallido operativo de Culiacán y que resultó ser el jefe del Grupo de Análisis e Información de Narcotráfico (GAIN) del Ejército— que el líder de esas fuerzas especiales reportaba directamente al general secretario de la Defensa Nacional desde que fueron creadas en 1995, pero que en el actual gobierno ya depende del subjefe de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa, cuya identidad, le comentamos aquí, mantendríamos en reserva para no poner en riesgo su integridad personal y la de su familia.

Sin embargo —siempre en medio de la disyuntiva entre transparencia y garantías para quienes se ocupan de la delicada como peligrosa misión de la seguridad nacional— el nombre que reservábamos aparece en el portal “Nómina Transparente de la Administración Pública Federal” de la Secretaría de la Función Pública (https://nominatransparente.rhnet.gob.mx/) por lo que desde ese momento es público.

Se trata del general brigadier Inocente Fermín Hernández Montealegre quien antes de asumir su actual encargo fue, de julio a diciembre del año pasado, secretario de Seguridad Pública de Sinaloa, lo que resulta curioso si se ve con malicia. Y antes, entre el 15 de abril de 2016 y el 7 de junio de 2017, titular del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información (Cenapi) de la hoy extinta PGR.

Igual de curioso, si se ve con malicia, es que en el periodo en que desempeñó ese puesto, tuvo a su cargo el programa Pegasus (malware que penetraba celulares para espiar usando la cámara y el micrófono del teléfono intervenido, según revelaron archivos de WikiLeaks) en un lapso en el que se habrían cometido ataques cibernéticos a al menos 46 activistas y periodistas, entre otros a Carmen Aristegui, quien ayer reveló en su portal de noticias documentos administrativos con que prueba el aserto.

El general Hernández Montealegre acepta que al asumir en el Cenapi recibió el programa Pegasus pero niega que le haya tocado a él operarlo o haber ordenado tareas de espionaje como las señaladas.

El caso es que, según explicó a principios de esta semana el propio general secretario de la Defensa, Cresencio Sandoval, quien debió informarle, y no lo hizo, que estaba en marcha la operación que terminó en el vergonzoso repliegue militar y posterior liberación de Ovidio Guzmán, hijo del “Chapo” a cambio de evitar —argumentaría después el gobierno federal— una masacre de inocentes, era Hernández Montealegre, en su calidad de jefe de la inteligencia militar y mando del GAIN.

La comunicación, según la línea de mando, tenía que seguir este camino: del mayor Juan José Verde, comandante del GAIN, al jefe de la inteligencia, general Hernández Montealegre y éste al general secretario Sandoval, quien la tenía que transmitir al gabinete de Seguridad y al presidente de la República. Tanto la Fiscalía General como el propio estamento militar ya investigan dónde y quién o quienes, rompieron la comunicación en esa cadena de mando.

Por la alta exposición que el caso Culiacán le da, ha dejado de ser funcional al general secretario de la Sedena, motivo por el cual debería ser removido se compruebe o no su responsabilidad.

La Palapa de Leslie Restaurante en Guaymas



  








Ferreteria El Coca









Decore Guaymas






Taller mecanico Mike