shopify analytics


                                   
E-Mail: monitorguaymas@prodigy.net.mx         Color   

Banner

Denuncian negligencia médica en hospital IMSS de la calle 10: "Mi hija no se podía mover, no veía, apenas hablaba, la dejaron morir"



Denuncian negligencia médica en hospital IMSS de la calle 10


Tomado de En Directo
Águeda Barojas
7 de julio de 2020

Guaymas, Sonora. Llevé a mi hija al área normal de urgencias por una neumonía, ella tenía militis transversa desde hace siete años, es una inflamación de ambos lados de la sección de la médula espinal, es una enfermedad que aparentemente adquirió en la secundaria cuando le pusieron la vacuna del papiloma, la doctora me dijo que no la podía atender ahí, que su problema era respiratorio, la pasaron al área de covid y a mí me dijeron que no me podría quedar en esa área porque los iban a regañar, yo pregunté por qué la tenían ahí si no tenía covid.

No me querían dejar estar con mi hija, bajó la directora de la tarde a hablar conmigo, me dijo que por favor no me quedara, que ella atendería a la niña, que conocía el caso; acepté y pedí que me dejaran despedirme de mi hija, le dije a mi hija que no iba a poder quedarme, ella me dijo: “Mamá, ¿yo qué voy a hacer?, no me van a escuchar”; mi hija hablaba con dificultad, yo le tenía que leer los labios, me decía que no podía quedarse sola, fue entonces que la enfermera me dijo que me quedara, el doctor también me dijo que estaba bien porque no le iban a entender a la niña, yo pensaba que de todos modos en la mañana nos íbamos.

En la mañana le volvió a tocar la misma doctora y la volvió a mandar al área covid, la doctora me dijo que la niña se quedaba, que su pulmón derecho seguía mal, me dijo que tenía neumonía y no nos podíamos ir. Nunca sirvió el aparato para las radiografías, no se las tomaron, varias veces habíamos pasado por esto y la niña se había recuperado, le dije a un doctor que la niña ocupaba nebulizaciones, que era una niña especial y los doctores que la conocían sabían que no le funcionaban los mismos procedimientos que a otros pacientes, el doctor me dijo que no le iban a dar nebulizaciones.

Para el viernes 5 de junio ya tenía 48 horas ahí sin comer, sin asearme, al pasar los días la niña empeoró, siempre estuvo consciente, yo no me quería separar de ella, el viernes 5 de junio me llamaron de subdirección, mi hija mayor me sustituiría por la noche, le dije que no aguantaba, que necesitaba ir a comer, bañarme y descansar un poco, me dijo que no la dejaban entrar, el jefe del área de covid me dijo que me hablaban de la subdirección, que me iban a dar permiso para que me quedara acompañando a mi hija, le dije que no podía dejar sola a la niña, él me dijo que no me preocupara, le ordenó a alguien: “Hey tú hazte cargo de la niña y no te muevas de ahí”.

Yo le dije a mi hija: “Te vas a quedar con esta enfermera”; la enfermera me dijo que la iba a cuidar. Subí a la subdirección, ahí la doctora Ramírez delante del subdirector me dio un mal trato, me dijo: "usted no se va a quedar, lo ha hecho porque ha querido y porque los doctores hacen como que no la ven, ya me dijeron que usted con un celular toma videos y fotos al expediente". Me empezó a hacer acusaciones que eran mentira, le dije que lo que quería era estar con mi hija que no hablaba, no se movía ni veía, perdió la vista, un enfermo normal grita cuando se siente mal, mi hija no tiene voz, ¿cómo la voy a dejar?

Cuando se salió el director ella me dijo que me iba a ayudar, le dije que me la quería llevar porque la estaban tratando mal, ni siquiera le habían sacado la radiografía, el subdirector preguntó qué le estaban dando, tenía más de 15 días con el mismo medicamento, dijo que ya se lo hubieran cambiado, yo le pedí ayuda para que le cambiaran el medicamento, ella me dijo que no porque era directiva no doctora, dos horas estuve arriba, me habían prometido que una enfermera se iba a quedar cuidando a mi hija todo el tiempo, no lo hicieron, me dijeron que era un caso como cualquier otro, me dijeron que le iban a tratar su problema de los pulmones y que yo solo iba a poder estar ahí por las noches; les pedí que me permitieran despedirme de ella, me dijeron: “Si usted entra con ella se acaba el trato”, le dije al director permítame por favor, está bien, ya había salido la doctora.

Los trajes para entrar al área covid cuestan entre 300 a 350 pesos, con la gente que me apoyaba eran más de 700 pesos diarios los que tenía que pagar porque ellos no me podían proporcionar el traje, la trabajadora social dijo que sí, pero ellos dijeron que no, me reprocharon que hasta se gastó un traje para que la doctora bajara a hablar conmigo, me dijeron que cómo se me ocurría que me iban a estar dando trajes.

Cuando por fin me dejaron entrar a despedirme de mi hija ella estaba sin oxígeno, estaba sola, nadie estaba con ella, me mintieron, me engañaron, mi hija estaba consciente y me dijo mamá me siento muy débil, le puse el oxígeno, le reproché al enfermero por qué estaba sola, me dijo que ya se había ido la otra enfermera y que él estaba atendiendo a otros pacientes; mi hija falleció por ese descuido, la dejaron mucho tiempo sin oxígeno, la niña me dijo mamá me siento débil, no sé qué tengo, empezó a desaturar, o sea que le bajó el oxígeno en la sangre, me dijo mamá dile al doctor si me puede poner el ventilador, le dije al doctor Silvestre, él no me hacía caso, después llevaron uno que no servía, mi hija me decía que se sentía muy débil, no era la primera vez que le pasaba, siempre se recuperaba, al doctor de la noche le pedí el ventilador, me dijeron que en esa parte no sirven los ventiladores, pedí que la llevaran a otra parte, el doctor me dijo que el director Rodríguez no lo había autorizado, cuando por fin lo autorizaron ya estaba en grado 3, no había nada que hacer por ella.

Veía agonizar a mi hija, cuando bajó el subdirector dijo que le pusieran el ventilador, ya no había mucho que hacer por ella. La metieron a otra área, cuando salió me dijo el doctor que mi hija había muerto, el acta de defunción dice que murió de neumonía, el resultado del examen covid tardó 21 días en llegar, salió negativo, tal vez se contagió de covid ahí adentro, era la más susceptible, por eso yo no la sacaba a ninguna parte, la cuidaba mucho. Ellos la metieron a esa área, la dejaron morir.


Luz Karina tenía 21 años, en septiembre cumpliría siete años con su enfermedad que adquirió en la secundaria cuando le pusieron la vacuna del papiloma, eso la dejó en silla de ruedas, una vacuna que no es necesaria y que su mamá no autorizó. Su hija murió el 6 de junio en el hospital IMSS de la calle 10, le entregaron sus cenizas, su cuerpo fue cremado, aunque el examen de covid había sido negativo.

La atendieron con desdén, prepotencia, sin sensibilidad, por su enfermedad desarrollaba neumonía, no era la primera vez que la superaba, la diferencia fue que en esta ocasión la metieron al área covid donde murió. No le pusieron el ventilador no hubieron rayos x, no dejaban que su mamá la cuidara tampoco le dieron una buena atención.

Sobre la vacuna del papiloma existe un debate desde que empezó a aplicarse en las niñas adolescentes pues hay varias historias de personas que aseguran que esa vacuna les dejó secuelas.



IMSS calle 10 Guaymas

26 de junio de 2020
En Directo
Lic. Agueda Barojas
Esta cápsula fue editada





  








Ferreteria El Coca











Decore Guaymas






Taller mecanico Mike