shopify analytics


                                   
E-Mail: monitorguaymas@prodigy.net.mx         Color   

Banner

Crisis absoluta en el futbol mexicano



Crisis absoluta en el futbol mexicano

Jugadores de Mazatlán, antes Monarcas Morelia, se preparan para la inauguración de la Copa por México de la Liga Mx. Foto: Twitter @MazatlanFC


Tomado de Proceso
RAÚL OCHOA
23 de julio de 2020

Bastaron unos meses de covid-19 para conocer la realidad del futbol nacional que hoy muestra sus fallas organizacionales. Carente de representantes avezados en ese deporte, los dueños de los clubes, acostumbrados más a la lógica de las ganancias, los contratos millonarios de jugadores y las regalías por la transmisión de los partidos, no reparan aún que el futbol ya no será lo mismo. Preocupado por esta postración, el promotor Guillermo Lara no se arredra y sentencia que llegó el momento de replantear estrategias.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso). – La pandemia de covid-19 desnudó las carencias económicas y organizacionales del futbol mexicano. Hoy los clubes, tan proclives al despilfarro, se niegan a contratar jugadores ante la incertidumbre generada desde que la Liga Mx eliminó los descensos y ascensos con la extinción del torneo Ascenso Mx.

Considerado el paraíso de los jugadores sudamericanos que no consiguen acomodo en el mercado europeo, el futbol nacional causa que los equipos opten por los intercambios y préstamos de jugadores. Esta medida dejará a 400 futbolistas sin empleo, anticipa el promotor Guillermo Lara.

Representante de jugadores desde hace 39 años y considerado junto con Carlos Hurtado uno de los más importantes promotores del futbol local, Lara comenta a Proceso que el futbol vive “una crisis absoluta, aunque no lo quieran ver así”; la pandemia, puntualiza, ubicó al balompié nacional en su justa realidad.

Pone en duda que el futbol mexicano –que ahora intenta “copiar erróneamente” el molde de la Major League Soccer (MLS)– sea una organización modelo; “sí lo somos”, insiste, “pero para los países del Tercer Mundo”.

Considera que los responsables de la Federación Mexicana de Futbol (Yon de Luisa) y de la Liga Mx (Enrique Bonilla), así como los encargados de los equipos, no encuentran soluciones porque desconocen el futbol –nunca lo han practicado–, pues les fueron encomendadas esas funciones por la amistad que los une a los dueños de los clubes.

“El modelo de negocios –dice– es tener contenido de televisión; no el buen futbol. Aquí eso ya se perdió. Se compite por un modelo de negocios” de las televisoras que poseen los derechos de transmisión.

Con la Liga Mx a punto de reanudar luego de cuatro meses por la contingencia sanitaria, el entrevistado sentencia: “Sin exagerar, se están quedando sin trabajo 400 jugadores, entre titulares y reservas, que tenían contrato”.

Insiste: fue “un crimen lo que hizo (la Liga Mx) al parar el Clausura 2020 a medio torneo, usando de pretexto una crisis por la pandemia, la peor que nos ha tocado vivir. ¡Que Dios los perdone!, porque ni usted ni yo podemos hacer nada. Ellos tienen la sartén por el mango”.

En 2007 admitió tener una cartera de 200 futbolistas de su propiedad (Proceso­ 1591). Hoy, dice, “estoy delegando a muchas agencias de jugadores prácticamente traspasos de cero (pesos). Como empresario no puedo costear los sueldos de futbolistas que en determinado momento tienen que percibir sueldos de un club

“Antes, el contrato, la carta del jugador o los derechos federativos tenían un valor en función de la oferta y la demanda; ahora no hay demanda, y sí muchas ofertas. Por poner un caso: ¿Cuántos jugadores quedaron sin empleo con la desaparición del Ascenso Mx? Los hay, y de buen nivel, que no tendrían problemas para militar en la primera división, pero no pueden hacerlo por el tope de edad.”

Como ejemplo, la Liga de Expansión, que suplirá el Ascenso Mx, pondrá un límite de edad –hasta 23 años–. El propósito es que los equipos cuenten con un número determinado de futbolistas mayores, así como un cupo para jugadores extranjeros.

Hay elementos de buen nivel, reitera, pero no pueden participar en la liga que están por formar; y además de dejar sin trabajo a la gente, los directivos ponen candados para que no los contraten. Eso es un crimen, dice Lara, y nadie dice nada, nadie reclama, nadie escribe sobre esto. Esto sólo sucede en México.

Este un adelanto de un reportaje del número 2281 de la edición impresa de Proceso, publicado el 19 de julio de 2020.



  








Ferreteria El Coca











Decore Guaymas






Taller mecanico Mike